Deja un comentario

Se estrena esta temporada en Corea// A Yohan Pino lo mueve su familia

El lanzador aragüeño nació un 26 de diciembre de 1983 en Turmero 

Yohan Pino se muestra detrás de la cámara con una sonrisa tímida y habla pausado. Hace  un mes se convirtió en padre por tercera vez,  y con esperanza comenta que espera que su primer  varón continúe sus pasos. “Quiero transmitirle la pasión por el béisbol como lo hizo mi  padre conmigo”, agregó.

Comentó: “luego de estar en un diamante  mi mayor felicidad y mi motor es mi familia”. Continúa relatando con orgullo que su esposa, sus dos princesas y ahora el bebé son sus razones para trabajar duro cada día. Bajó la voz con  melancolía  para decir que le va a pegar muchísimo dejar a su familia en Estados Unidos  mientras él  juega en  Corea del Sur.

El pasado mes de diciembre, el de Turmero firmó con Unicornios KT Wiz, el equipo más joven de la liga coreana. Sigue hablando: “esta es una gran oportunidad, voy a una liga de nivel, donde tengo oportunidad de jugar a diario y le garantizaré un buen futuro a mi familia. Estar lejos de ellos pega, pero no es la primera vez que miles de  kilómetros nos separan”.

El pelotero  tiene  que hacer varios sacrificios para lograr sus sueños, uno de ellos es  dejar a sus seres queridos  y él confiesa que eso es lo  peor de todos, porque te pierdes momentos, cuando uno le va mal o la soledad abruma  y  no tienes esa compañía de lo más preciado que se tiene en la vida.

“La temporada pasada cuando estuve con Kansas City en Las Mayores pude  traerme a mi familia y establecernos aquí para brindarle un mejor futuro a mis hijos. Fue magnifico tener nuestra propia casa y no estar alejados”, comentó.

Dice que en los momentos que se siente  solo  se aferra a Dios, es cristiano,  eso lo reconforta. “Cuando tengo tiempo  voy a la iglesia. Todos  los días rezo y cuando voy a lanzar me encomiendo al señor”.

Se define como una persona tranquila, pacífica y creyente. Lo primero que mencionó se comprueba porque en su carrera no ha estado involucrado en escándalos.

11 años en el mejor béisbol del mundo

Pino estuvo 10 temporadas en el béisbol menor antes de  debutar en el big show. Comentó: “cada año pensaba este sí subo y no lograba, mi ánimo decaía; pero ahí estaba mi familia, mis coachs  y la fe que hacían que  trabajara duro”.

Antes de la temporada del 2014 se prometió que ese era el año de su debut. En los entrenamientos primaverales trabajó muy fuerte. Para el momento en que recibió la llamada para estar con el equipo grande tenia marca de 9-1, con efectividad de 1.92.

“Cuando me llamaron creía que  era broma, me quedé en shock”. Continúo relatando que  su corazón  no le cabía en el cuerpo de la alegría y que a la primera persona que llamó fue a su padre y después a la esposa. La camisa del debut se la guardó a su progenitor.

Debutó con 30 años y 175 días, se une al selecto grupo de  10 peloteros criollos en graduarse  con tres décadas de vida. El equipo que le permitió cumplir su sueño fue los Mellizos.

Comenta  que en Grandes Ligas todo es diferentes, los hoteles  cinco estrellas, los viajes en avión  y el ambiente. Recuerda que antes de viajar a Minnesota su manager en Triple A le dijo que no cambiara su  plan de juego y mantuviera su confianza.

Cuando cumplió su sueño de ser bigleaguer  confirmó que nunca es tarde para  lograr lo se propone. Añadió: “uno tiene que valorar todo y siembre  trabajar”.

La temporada 2015 la inició con nuevo equipo con los Reales de Kansas City. Con ellos empezaba en algo que ya conocía a la perfección… las menores. Pero él seguía trabajando duro para volver a Las Mayores.  Pero el 18 de abril fue llamado por el equipo grande, y no defraudó.

A pesar de no estar en roster de  los Reales en la Serie Mundial, le dieron su anillo de campeón mundial. Confiesa que le hubiera  gustado jugar el clásico de otoño, es uno de los sueños que le falta por cumplir.

LVBP

Pino tiene más de una década  jugando con el equipo de sus amores, los Tigres de Aragua. “Fue  muy emocionante debutar con 21 años, cumplí un sueño siendo un chamo”.  Añadió  que  ha vivido grandes cosas con la dinastía felina, muchos años llegando  hasta instancias finales y ganar la liga.

Confiesa que una de la temporada que no olvida es la 2011-2012, donde ganó el premio Set Up del año. Complementó: “fue muy especial para mi, fue una temporada de trabajo y logros grandes”.

Cerró: “para mí no ha sido fácil dejar al equipo estos años, ahora tengo unas ganas de aportar mi granito lanzando en la final. Espero los coreanos me den permiso para jugar la próxima temporada”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: